¿Se debe probar un carrete de cable nuevo? ¿Cómo y por qué hacerlo?

Este Consejo Técnico se trata de ser proactivo en la preparación de sus instalaciones de campo.

El escenario: Los carretes de cable generalmente se entregan probados por cada fabricante. En general, este cable es bastante robusto. Sin embargo, los accidentes pueden suceder. Por ejemplo, digamos que un nuevo carrete de cable resbala de la caja trasera de la camioneta en el trayecto a la instalación, es golpeado al ser transportado por un montacargas, algún objeto cae sobre el carrete o, por otro lado, se tiene un carrete de cable usado que se piensa reutilizar. En cualquiera de estos casos, es importante tomar la práctica de asegurarse que se encuentre intacto y sin daño alguno antes de que sea sumergido en una instalación… no después.

En resumen, ¿cómo asegurarse de que el cable no se encuentra dañado? – La respuesta es simple: se debe probar primero.

“Sí, el cable nuevo por lo general es probado, pero puede dañarse al ser trasladado – especialmente la parte exterior del carrete, que desafortunadamente es la primera que se introduce al pozo,” comparte uno de nuestros Ingenieros de Servicio en Franklin Electric. “A veces estos daños son difíciles de detectar a simple vista y no se descubren hasta que se encuentran instalados en la profundidad del pozo.”

En Franklin, hemos utilizado la siguiente técnica para descubrir una porción dañada del cable en un carrete completo y recomendamos ampliamente establecerlo como uno de los pasos del protocolo seguido en instalaciones sumergibles. Para consultar el Suplemento de Información y Listado de Prácticas para la Instalación de Motores Sumergibles de Franklin Electric, consulte la pág. 32 de su Manual AIM. Al seguir esta práctica y probar el carrete de cable antes de adquirirlo y presentarlo en la instalación, se lograron ubicar los daños en el aislamiento, ahorrando tiempo y dinero.

Para efectuar esta prueba, se requiere:

  • Volumen de agua suficiente para poder sumergir el carrete completo de cable. Este cuerpo de agua puede ser un tambo cortado, una cubeta amplia o contenedores de lavado.
  • Un megómetro o un medidor de aislamiento. Un megómetro (también llamado medidor de aislamiento o Megger), puede medir millones de Ohms por lo que puede detectar daños en este tipo de circunstancia.

Para conducir esta prueba, sumerja el cable en el agua. Al sumergir el cable, asegúrese de mantener ambas puntas del cable secas y fuera del agua. Ya que el aire actúa como un aislante y el agua es parcialmente conductiva, si existe algún daño en el aislamiento del cable, la electricidad se trasladará a través del agua y podrá ser detectada mediante un Megger.

Coloque una de las terminales en el agua y otra más, en una de las terminaciones del cable. Las lecturas deben resultar en números muy grandes. Si no es así, quiere decir que la electricidad estará fugándose hacia el agua mediante daños en la instalación.

Y ¿qué rangos se consideran como altos Ohms?

Con el Megger programado ya sea a 500 o 1000 VDC de salida, la lectura de resistencia de aislamiento normal del cable y motor sumergible nuevo (en caso de que se encuentre ensamblado), debe indicar 2 millones de Ohms o incluso más al probarlo fuera del pozo. Si la lectura se registra en menos de 2 millones de Ohms, no es recomendable utilizar este cable.  Para otras condiciones y Lecturas de la Resistencia de Aislamiento, revise la Tabla 47 de su Manual AIM (pág. 47) que enlista Valores Normales en Ohms y Megaohms entre las Líneas del motor y Tierra del Sistema o consulte su Aplicación AIM para dispositivos móviles.

En lugar de perder tiempo, dinero y energía al tender cientos de pies de cable en el fondo de un pozo y descubrir que hay problemas en el aislamiento, asegúrese de revisarlo y probarlo antes. La prueba le tomará algunos minutos y pueda no parecer práctico, pero puede ahorrarle mucho tiempo en la instalación de campo.

Para otras preguntas, consulte a su Ingeniero de Ventas, Gerente de Territorio o Representante Franklin Electric más cercano.

Sobre el Autor,

Mark Reeder, uno de nuestros expertos de Franklin Electric con amplia trayectoria en la industria, colabora con este consejo técnico que permite responder de forma concisa una pregunta típica del mercado.